Abuelitos hispanos revolucionan las redes con sus bailes

0
89

En menos de un año Filiberto Padrón, de 70 años, y Celina Fajardo, de 66, se convirtieron en toda una sensación en las redes sociales gracias a sus bailes cargados de sabor latino, vitalidad y, sobre todo, mucha sensualidad.

A estos abuelitos cubanos les llegó la fama de golpe, cuando en octubre pasado, estaban en un casino de Miami bailando una de sus canciones favoritas de reggaetón y uno de los presentes los grabó y subió el vídeo a YouTube.

El vídeo se viralizó y obtuvo más de 22 millones de reproducciones. A raíz de ello, fueron invitados a un sin número de programas televisivos en español e inglés y en uno de ellos los bautizaron con el nombre de “Ganas con Canas”.  Con ese mismo apodo bautizaron sus redes sociales.

RELACIONADO: “Chona Challenge”, un reto que podría dejarlo en el hospital o en la cárcel (VIDEO)

La pareja contrajo matrimonio en febrero de 2002 cuando ella tenía 50 y él 54. “Nos conocimos bailando”, dice Celina, mientras que Filiberto interrumpe y dice “yo he conocido a personas que me dicen, ‘yo no sé bailar’ y yo les digo ‘pero si nadie te va a mirar los pies’”.

Aunque el amor ha reinado en la vida de esta pareja, no todo ha sido fiesta para estos enamorados. Celina pensó en quitarse la vida luego que un médico le dijera que no volvería a caminar. Un diagnósticos de osteoporosis, una especie de cáncer en los huesos, la sumió en una profunda depresión.

“Yo no pensé que iba a volver a caminar, pero tuve la esperanza y mi hijas y él [Filiberto] me ayudaron a salir de la depresión”, dijo Celina. “Gracias a Dios estoy caminando y disfrutando lo que yo era antes, porque a mi siempre me ha gustado el baile. Yo tengo implantes con 27 puntos en cada rodilla. Filiberto me tenía que hacer todo, hasta bañarme”.

Filiberto es sobreviviente por partida doble de cáncer. “Él no tiene estomago, él lo que tiene es un diafragma, le daban 15 días de vida”, dice Celina sobre la condición de salud que padeció su esposo. “Teníamos un hospitalíto en la casa”.

Sus vidas se han transformado después de superar estas dificultades y ahora con su contagiosa alegría han obtenido más de 24,000 seguidores en las redes.

“A veces nos barren los pies, porque cierran el lugar, ya no hay nadie y nosotros seguimos bailando”, dice Filiberto entre risas. Celina dice que su marido es incansable y no deja de bailar desde el momento que llega a la pista de baile.

A nivel internacional también son reconocidos. Celina dice que desde diversos lugares del mundo les escriben y piden su presencia. Y en muchos lugars son tratados como celebridades.

Padrón y Fajardo participaron de uno de los programas más visto en los Estados Unidos, America’s Got Talent, donde hicieron de las suyas y causaron furor; tanto así que pasaron a una segunda ronda.

Aunque hoy disfrutan de momentos de popularidad, en particular Celina, no olvida cuando Filiberto la sacaba a bailar mientras ella estaba en una silla de ruedas.

“Me llevaba adonde [todos] estaban bailando y allí me daba vuelta en la silla”, dijo.

También tienen sus críticos. “Siempre llegan las críticas: ‘que son unos viejos, ay que esto, ay que lo otro’, ¿pero por qué? ahora es que nosotros nos sentimos bien”, dice Celina. “Ahora que Dios nos ha dado una segunda oportunidad ¿por qué no la vamos a disfrutar?”.

Más que llamar la atención, este par de enamorados buscan inspirar a otros a vivir y se han atrevido a participar de los retos del momento: La Chona Challenge y en el In My Feeling Challenge.

“Lo que venga lo vamos a hacer si viene otra Chona montado en paracaídas, allí me voy a montar yo también con la Chona”, dijo Filiberto.

TE PUEDE INTERESAR: ÚLTIMA HORA: Fallo de Corte Suprema causa caos en sistema migratorio

Se casaron hace 15 años y aún la llama del amor sigue encendida. Filiberto comparte el secreto de su éxito: “no es sólo el momentico de la cama, es el amor, la compenetración diaria entre los dos; llevarse bien, si ella se siente mal, yo soy el que corro y cuando yo me siento mal ella corre, cuando hay que bañarme, ella me baña, cuando hay que bañarla, yo la baño”.

Pareciera una relación de ensueño pero Celina nos reveló un secreto: “los dos somos muy celosos”, dijo. “Pero él es muy coquetón”.

Además de llevar alegría, Celina y Filiberto esperan generar ganancias y, así, ayudar a los más necesitados